Existen diversas formas de preparar este animal omnívoro y criado por la calidad de su carne para su consumo. Conocé los puntos a tener en cuenta para cocinarlo de la mejor manera.

  • Los cortes

El cerdo se consume prácticamente en su integralidad y durante todo el año. Algunas partes de este animal son más conocidas o simplemente más populares a la hora de cocinar, como el lomo, el solomillo, la panceta o las chuletillas, pero poco a poco, gracias a la curiosidad del consumidor y de algunos innovadores chefs, se comenzó a mostrar más interés por cortes como el secreto o la presa, por ejemplo.

  • Constitución de la carne

A pesar de haber recibido alguna que otra crítica, la carne de cerdo es mucho más sana de lo que se cree, gracias a su contenido en ácido oleico, vitaminas, minerales y a que prácticamente el 50% de su grasa es monoinsaturada.

Por otro lado, su aporte en colesterol es inferior al de otras carnes con más grasa, como la del cordero.

  • Cómo condimentarlo

Las salsas que pueden acompañar esta carne suelen ser de sabor intenso, como mostaza, vinagre balsámico, salsa con cebolla o ajo.

Además, las especias y hierbas aromáticas le pueden brindar un suplementario a la carne cuando es preparada marinada o a la plancha. Para ello, se puede utilizar tomillo, salvia o romero.

  • Cuidados a tener en cuenta en la cocción

Es imprescindible controlar temperatura de la sartén. Por ejemplo, para freír una chuleta no se debe poner al máximo. Es mejor freírla a fuego medio, para que no se seque ni se queme.

Si no se fríe y no hay tanto tiempo para marinarla, otra forma de cocinar la carne de cerdo y que quede perfecta es rebozándola. Para que resulte tierna y jugosa, una vez sazonada, lo que se debe hacer es pasarla por harina, luego por huevo y luego por pan rallado para bañarla con aceite caliente al final.

Para cocinar carne de cerdo al horno es importante tener precalentado el horno desde antes de introducir la pieza de carne. Además, es perfecto si añadimos un poco de vino, verduras y otros ingredientes que bañen con sus jugos a la carne y le aporten sabor, de manera que no se seque.