Cuando el ritmo aumenta tiende a haber errores. Es por eso que, durante el verano, cuando empezás a recibir más gente, si no estás preparado podés tener bastantes problemas. Y como queremos ayudarte a estar cada día mejor, te invitamos a revisar estos 5 pasos que te ayudarán a controlar tu cocina durante el verano:

#1. Aligerá el trabajo de la cocina. 

Durante el verano, los comensales buscan opciones rápidas para resolver sus comidas y volver a disfrutar del calor y la playa. Eso te puede ayudar a adaptar tu menú a sus exigencias con platos rápidos tipo ensaladas, hamburguesas, sandwiches y otros alimentos que además de permitirte jugar con la creatividad, podés hacer más rápido y tranquilo. 

No te compliques, ofrecé este tipo de opciones, tené de antemano cortados los vegetales o precocinadas las proteínas que vayas a utilizar y así tendrás la posibilidad de resolver mucho más rápido los pedidos que te vayan llegando. 

#2. “Keep it simple”. Mantené una atención al cliente rápida y sin complicaciones.

Orientá a tus mozos. Ayudalos a que entiendan que la atención al cliente se basa en ser educados y sugerirle a los comensales algo que pueda gustarles. Si tus mozos tienen buena onda y entienden cómo hacer mejor su trabajo ofrecerán un mejor servicio y ayudarán a que la rotación de las mesas sea la adecuada. 

Además, si no tenés un menú complejo y lleno de múltiples opciones ayudarás que los clientes tomen la decisión más rápido o ya tengan más conocimiento de lo que podés ofrecerles.

#3. Si lo necesitás, buscá ayudantes.

Es bastante probable que tu restaurante aumente las ventas durante el verano por eso no tengas miedo en contratar a una persona que te pueda ayudar por ese periodo y te facilite las cosas en la cocina. Si notás que el chef (podés ser vos o algún otro) no puede con tanta carga de trabajo incluí más manos en la cocina que puedan cumplir las labores necesarias y mejorar la rapidez en la elaboración de los platos. 

También te sirve contar con todos los utensilios necesarios para facilitar el trabajo en la cocina. Adicionalmente, ¡organizate! Si tenés todo a la mano las preparaciones serán más rápidas, si tenés que buscar un cuchillo, una sartén u otra cosa perdés un tiempo valioso que a la larga puede afectar.

#4. Establecé un proceso de organización en conjunto con los mozos. 

¿Ya tenés un proceso establecido para recibir las comandas? ¿Es un proceso automatizado? ¡No le tengas miedo a la tecnología! Existen herramientas tecnológicas que facilitan tu día a día dentro del restaurante. Por ejemplo, tener la posibilidad de recibir las comandas en tiempo real a través de una computadora ayuda mucho a ahorrar tiempo y no traspapelar pedidos de los clientes. 

Organizá este proceso entre la cocina y los mozos y vas a ver cómo las órdenes fluyen en tiempo record. 

#5. “PreCociná, PrePrepará y PreCortá”

El “Pre” puede ser uno de tus mayores aliados durante el verano: 

PreCociná” algunos alimentos que puedas dejar casi listos y a los que tan solo tengas que darle un golpe más de calor antes de servirlos. Hacelo antes de abrir tus puertas y organizalos en tu cocina para poder encontrarlos con rapidez y agilidad.

PrePrepará” ensaladas, paneras, dips, salsas y otras cocciones que puedas tener ya listas con anticipación y que te ayuden a servir los platos mucho más rápido. 

PreCortá” vegetales, frutas, panes, o todo lo que puedas tener cortado de antemano y en lo que no pierdas tiempo mientras haces preparaciones más grandes. 

¡Seguí estos consejos y preparate para un verano de éxito!