Cambiar por completo el menú de tu restaurante para adaptarse a las exigencias del verano no es una necesidad, ¡pero puede ayudarte a aprovechar mejor las oportunidades de la temporada! Sin embargo, es una decisión que no se debe tomar a la ligera. Durante estas fechas, el ritmo de los comensales da un salto que favorece cierto tipo de platos y presentaciones, lo que podría traducirse en un aumento en tus ventas, pero también es posible llevar el verano de forma exitosa sin hacer muchos cambios. 

Para ayudarte, te presentamos tres características de la temporada que debés tener en cuenta al momento de decidir si es hora de renovar todo el menú o basta con hacer algunos ajustes. Todo dependerá de tu capacidad para innovar con lo que tenés a tu disposición, tanto en la cocina como en el local.

Los platos fríos ganan protagonismo

Debido al intenso calor de los días veraniegos, la mayoría de los comensales busca alguna manera de refugiarse del sol y reponer energías para seguir. ¡Es por ello que contar con algún plato o bebida refrescante en nuestra carta se vuelve tan importante! Independientemente de si planeas o no cambiar tu menú durante la temporada, asegurate de contar con un par de platos accesibles, fríos e hidratantes.

Las ensaladas, especialmente aquellas con mayonesa, papas, lechuga o pepino, son una excelente opción y pueden adaptarse fácilmente a cualquier menú. Esto se debe a que estos ingredientes conservan bastante bien su temperatura, por lo que podés refrigerarlos antes de servirlos y se mantendrán fríos durante toda la comida. Además, el contenido de agua de las hojas, como la espinaca o la lechuga, ayuda a reponer fuerzas y mitigar la sensación de calor.

En cuanto a postres, apostá por creaciones cremosas, dulces y frías. Los helados son perfectos, especialmente si están acompañados por frutas como la sandía o la frutilla, cuyo sabor solo es comparable a sus altos niveles de agua.

La comida debe ser más rápida que nunca

Durante la temporada estival, el calor y el sol tienen un efecto particular sobre las personas: todos quieren hacer las cosas lo más rápido posible para regresar a sus casas. Esto también se extiende a la comida. Uno de los pilares para un verano exitoso es la velocidad. No hace falta cambiar el menú, pero sí, al menos, revisar la preparación de nuestros platos y asegurarnos de que todo lo que servimos es sencillo de preparar y aún más sencillo de comer. ¡Nadie quiere esperar por comida, mucho menos cuando hace calor!

Si no tenés planes de cambiar tu carta, podés simplemente cambiar la presentación de los platos más populares. Ofrecé porciones más pequeñas a un menor precio o experimentá preparando los ingredientes de forma que sea más fácil comerlos. Esto te ayudará a controlar mejor el inventario y aumentará el flujo de clientes dentro del restaurante. Vas a gastar menos y ganar más.

Prepará el local para atender grupos grandes

Familias que prefieren salir a comer en lugar de perder tiempo cocinando, amigos que disfrutan juntos las vacaciones, turistas interesados en probar algo nuevo... ¡Verano es la estación de las comidas grupales! 

Para mantener tu oferta de platos, pero ofrecer una experiencia completamente distinta, adaptada al ritmo veraniego, simplemente reorganizá el local y aprovechá al máximo el espacio disponible en tu restaurante. Juntá algunas mesas, adaptá la barra con más banquetas... ¡Hay muchas formas de enfrentarse a la multitud!

Respecto a la comida, el secreto está en ofrecer platos que sean fáciles de compartir, fáciles de comer y tengan suficiente cantidad para todos. La pizza y las papas fritas son dos ejemplos perfectos que no fallan a la hora de atender grupos, especialmente en las zonas turísticas, ya que se trata de sabores familiares que cualquier persona en el mundo puede reconocer. Además, ¡son divertidas para comer todos juntos!

Sea cual sea tu decisión, no dejés pasar la oportunidad de probar añadir unos dips a tu carta durante esta temporada. Un dip frío y lleno de sabor puede transformar toda una comida, ya que se adapta perfectamente al verano: es sencillo, es muy compartible y separa tu local del resto. ¡Por su sabor y humedad, la mayonesa es esencial! 

Probá acompañar tus platos más populares con algún dip o salsa para darle un giro al sabor sin la necesidad de hacer ningún cambio y convertí el verano en un verdadero éxito de ventas.