1. Dejá que las verduras brillen

Podés aumentar el tamaño de las porciones de verduras en sus platos e incluso presentarlas como estrellas en el centro de la preparación. Las berenjenas, los champiñones portobello y muchos tubérculos son lo suficientemente abundantes y versátiles como para construir un plato principal completo. Además, podés reducir las porciones de carne roja, lo que ahorra dinero a tu restaurante. Asegurate de que las descripciones de su menú reproduzcan los sabores grandes y audaces.

2. Hacé una porción de proteína

Considerá reducir el tamaño de la porción de carne roja en los platos. El Instituto Culinario de América llama a esta práctica, "The Protein Flip". No solo es nutricionalmente beneficioso reducir la carne, sino que también ayuda a crear una tierra más sostenible. Lea sobre las victorias rápidas con alternativas de carne a base de plantas.

3. Sé astuto

No tengas miedo de "ocultar" adiciones saludables como las espinacas en tus salsas o sopas. También podés sustituir ingredientes  como "fideos" vegetales para pasta o usar lechuga en lugar de tortillas como envolturas. También hay muchas maneras de usar la generosidad de la naturaleza cuando se trata de reducir el contenido de sal en sus platos también.

4. Sirve súper alimentos

Ha habido un aumento en los consumidores que desean "alimentos funcionales". Entre 2011 y 2015 hubo un aumento fenomenal de 202% a nivel mundial en el número de productos de alimentos y bebidas lanzados que contienen los términos "superalimento", "super fruta" o "super grano". * Podés aprovechar esta tendencia para mejorar su ofrendas saludables al incluir más de estos ingredientes como la quinua, las bayas azules, la col rizada, el salmón, las semillas de chía, el té verde, el brócoli y varios frijoles.

5. Sé valiente

Atraé a los clientes agregando sabores grandes e indulgentes a los platos que de otro modo podrían considerarse saludables. Por ejemplo, una pequeña cantidad de pepperoni de carne picada salteada hará que cualquiera sea un amante de la col silvestre. Podés aprovechar las tendencias étnicas recientes y utilizar sabores globales y técnicas tradicionales para ofrecer sabores intensos y platos vegetarianos. 

6. Tené cuidado con la presentación

Pensá en ofrecer porciones más pequeñas y agregar lados más grandes y saludables. Sé creativo y presentá sus lados como el centro del plato en lugar de una idea de último momento. No olvides tener en cuenta los platos que usás. Crear una conexión visual entre la forma, el tamaño del plato y su contenido es tan importante para la satisfacción del comensal.

7. Enfocate en productos saludables 

Bajo el contexto actual, tenés que cuidar la salud de todos. El cliente actual está buscando recetas saludables y deliciosas, por eso utilizá productos con los que puedas destacar sus propiedades para el sistema inmune y ayudá al cliente a entender mucho más qué tipos de alimento le pueden servir para comer mejor.