La alimentación y la nutrición son dos palabras que muchos consideran como sinónimo. Sin embargo, es un mito que hay que empezar a romper porque, aunque están relacionadas no significan lo mismo.

Cuando hablamos de alimentación nos estamos refiriendo a la acción de ingerir algún alimento para saciar el hambre y hasta podría decirse que para sobrevivir. Mientras que el término nutrición está relacionado con un proceso biológico mediante el cual el organismo obtiene los micronutrientes y macronutrientes para funcionar de la manera correcta.

En ese orden de ideas hoy queremos dedicar este espacio para hablar de la importancia que tiene la nutrición en la salud.

Comencemos por dejar claro que cada cuerpo es un mundo y que aprovechar de manera adecuada los nutrientes de los alimentos dependerá de muchos factores como el sexo, la edad, el nivel de actividad física que tenemos y hasta el contexto cultural.

Ahora, ¿qué pueden hacer los nutrientes por la salud?

Algo tan poderoso como brindar protección contra enfermedades no transmisibles como la diabetes, cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y hasta el cáncer.

También pueden influir de manera positiva en la salud mental y emocional, reducir los niveles de estrés y mejorar la autoestima.

De lado contrario está la cara de las enfermedades que puede adquirir una persona a causa de una mala alimentación o el desaprovechamiento de los nutrientes.

Estar malnutridos produce riesgos considerables en la salud. Y es que tanto la desnutrición como la alimentación excesiva y el sobrepeso pueden impactar de manera significativa en la calidad de vida de las personas.

¿Cómo aprovechar los nutrientes de la manera correcta?

·       A la hora de cocinar es fundamental incluir en la lista de ingredientes alimentos que pertenezcan a todos los grupos (lácteos, proteínas, legumbres, vegetales, frutas, cereales, grasas).

·       Es importante romper falsas creencias como que existen “alimentos buenos” y alimentos malos”. En la proporción correcta, el cuerpo también necesita grasa, sodio y azúcares (cada uno cumple su función).

·       Incluir mucho color a los platos con gran variedad de vegetales y frutas permitirá elaborar alimentos más saludables dando la oportunidad a quienes los consumen de recibir los mejores nutrientes. Recordemos que la ingesta recomendada de este grupo de alimentos es de 5 raciones al día.

·       Los carbohidratos no deben quedar fuera de la lista de ingredientes, debido a que en la medida correcta aportan la energía necesaria para el cuerpo.

El agua un ingrediente clave

Cuando hablamos de alimentación, nutrición y salud no podemos dejar de lado la hidratación. El consumo de agua es sumamente importante para el buen funcionamiento de los órganos y las células, debido a que la hidratación también influye en la metabolización de los nutrientes de los alimentos.

Finalmente, es importante tener presente el poder que los alimentos y sus nutrientes pueden tener en la vida de las personas. Y es que alimentarse de la manera adecuada puede convertirse en una mejor herramienta para cuidar y proteger la salud que un medicamento.