Deshidratación

La deshidratación es uno de los métodos más antiguos y naturales de conservación de los alimentos. Se basa en eliminar la mayor cantidad de agua posible de los ingredientes logrando la preservación de su valor nutricional manteniendo su sabor concentrado.

 

 

Beneficios de la deshidratación en los alimentos:

  • Alargar su vida útil, manteniendo sus nutrientes
  • Facilitar su almacenaje, transporte y manipulación
  • Posibilidad de volver a hidratarlos (conservando su sabor)
  • Consumirlos en cualquier etapa del año
  • Al deshidratarse en su momento de madurez, asegura la mejor calidad de los alimentos.

Al tratarse los tomates de una fruta tan fresca, compuesta en su mayor proporción por agua y, por consecuencia, tener una vida útil tan limitada, la deshidratación del alimento para su posterior conservación y consumo futuro es ideal.

Conocé más

00:00