El banquete es aquel servicio en el que se ofrecen alimentos, bebidas y complementos en el mismo lugar y momento donde se confeccionan, para un número predeterminado de comensales, mediante acuerdo expreso sobre el menú y precio cerrado. Si el banquete es servido en distinto lugar donde se confecciona se denominará catering.

En la oferta global del servicio de banquetes se incluyen: 

  • Salones, espacios amplios, terrazas, jardines, centros de eventos, etc.
  • Servicios de comida y bebida.
  • Elementos materiales complementarios: decoraciones y ambientación, medios audiovisuales, redes, etc.
  • Servicios complementarios: orquestas, cantantes, adornos florales, personal de servicio y vajilla, etc.

Los tipos de servicios que se pueden presentar mediante el banquete y el catering son los siguientes:

  • Bodas, aniversarios, comuniones, bautismos, etc.
  • Homenajes u otras celebraciones.
  • Seminarios, cursos, presentaciones.
  • Congresos, convenciones, reuniones.
  • Ruedas de prensa.
  • Asambleas, concentraciones.
  • Entregas de premios.
  • Ferias, exposiciones, etc.

En cualquiera de estos acontecimientos, se podrá servir:

  1. Comida fría: cócteles y aperitivos.
  2. Comida caliente: bocados calientes.
  3. En la mesa servida: emplatado.
  4. Mediante buffet.
  5. Aperitivos.
  6. Take away.
  7. Cóctel.
  8. Brunch.

Los banquetes suponen una inyección económica y de imagen para un establecimiento hotelero o de restauración, que puede suponer en algunos casos más del 30 % de la facturación total del hotel.

La planificación de un banquete es el factor fundamental para el éxito final, hay que distinguir a “la orden de servicio”, como un documento fundamental, que tiene que ser fiel a la realidad, conteniendo toda la oferta, tiempos e información necesaria para la ejecución del banquete. Su realismo garantizará la rentabilidad final del evento… Cualquier desviación en algún parámetro del mismo originará un sobre costo que lastrará los márgenes planificados.