Aunque tenés la opción de cocinar pizzas de bases blancas, aquellas que llevan salsa de tomate siguen siendo las favoritas de los comensales. Existen tres aspectos que te permitirán tener una salsa para pizza de gran calidad. Te los contamos a continuación. 

Usá un producto que garantice la acidez y el sabor ideal

Conseguir tomates frescos, maduros y sabrosos todo el año resulta una tarea imposible o demasiada costosa por el cambio de temporadas. Para estandarizar la calidad del producto que ofrecés y optimizar el presupuesto podés utilizar la Base de Tomate Deshidratado Knorr Professional, gran aliada para preparar la salsa para pizza en cualquier estación.

 

Está elaborada con 88 tomates cuidadosamente deshidratados, con la acidez justa y el sabor ideal. Solo va a tomarte 1 minuto prepararla y tenerla lista para cualquier preparación que tu menú demande. 

salsa para pizza, salsa de tomate, como hacer salsa de tomate para pizza, como hacer salsa de tomate para pizza fácil

Medí la cantidad, sobre todo para delivery

Una salsa para pizza sabrosa, fresca y con la acidez será un agregado fundamental en tu preparación. Pero es importante cuidar la cantidad de tomate, sobre todo para aquellas pizzas que serán enviadas a domicilio. Si la masa está demasiado húmeda, es probable que durante el viaje se muevan los ingredientes y no lleguen a destino en las mejores condiciones. La Base de Tomate Deshidratado Knorr Professional ofrece un muy buen rendimiento en platos para delivery, por lo que será una gran aliada para mejorar el producto para esa unidad de negocio. 

salsa para pizza

Controlá la consistencia para su fusión con los otros ingredientes

Un punto a controlar al momento de hacer la salsa para pizza es la consistencia. No tiene que ser demasiado líquida, pero tampoco por completo espesa. Lo ideal es que el tomate se funda suavemente con los otros ingredientes, tanto humectando la masa junto con el encuentro con el queso. 

Inicio
Productos
Recetas
Menu