La mayonesa es una de las salsas más populares del mundo entero ¡y con mucha razón! Esta preparación, de origen español, es extraordinariamente práctica a la hora de cocinar: por si sola puede transformar cualquier plato en algo mágico, pero también es la protagonista de un sin fin de recetas, que van desde sencillos dips hasta elaboradas ensaladas. 

¿Sabías que podés utilizar la mayonesa para más que salsas? Seguí leyendo y enterate de todo lo que la mayonesa puede aportar a tu restaurante durante el verano.

La mayonesa puede ser tu aliada al momento de preparar carnes

El aceite y los huevos enteros, principales ingredientes de la mayonesa, son perfectos para pintar las carnes antes de colocarlas en el asador. ¡Evitarán que se peguen y darán un hermoso color dorado a los cortes! Además, podés improvisar con la mayonesa para crear sabores nuevos con los que condimentar la carne. Simplemente añadí ingredientes a la mayonesa, como ajo, cebolla de verdeo o morrones, antes de utilizarla.

Otro truco de la mayonesa es que puede ayudarte a mantener ciertas carnes, como el pollo, suaves y tiernas, gracias a su nivel de acidez. Basta con colocar un poco sobre la carne para que mantenga la humedad, incluso mientras se cocina.

Por si fuera poco, la mayonesa es el secreto para un empanizado perfecto. Su textura cremosa y su contenido de aceite hacen que el rebozador se adhiera fácilmente a cualquier tipo de carne. Usá una brocha para untar ligeramente las piezas que vayas a empanizar antes de cubrirlas para obtener los mejores resultados.

Úsala para lograr purés fríos extra cremosos

Un puré de papas frío y cremoso puede ser el acompañante ideal para muchas comidas, especialmente durante el calor del verano. Sin embargo, al refrigerarlo, el puré tiende a perder su textura suave y endurecerse. ¡Es aquí donde entra la mayonesa! La manteca, aunque aporta mucho sabor, se endurece cuando se enfría, por lo que no nos permite disfrutar de la suavidad sedosa de un buen puré.

Sustituí parte de la manteca por mayonesa para una sensación cremosa que se mantiene incluso en la heladera. Si en lugar de servirlo frío querés calentar el puré, basta con que agregues un poco de leche y manteca caliente a la mezcla. ¡Vas a tener una experiencia cremosa como ninguna!

Renová tu menú sin hacer muchos cambios

La mayonesa es un excelente sustituto para esas recetas que utilizan yogurt griego a modo de base, como pueden ser ciertas cremas y ensaladas. ¡Aportá un sabor diferente a tus platos sin modificar la receta! Esta técnica requiere conocer muy bien los ingredientes de cada plato para saber cuándo conviene hacer el cambio. Las ensaladas suelen ser una apuesta segura, debido a su sabor suave y fácil de manipular con aderezos.

De hecho, probá a utilizar la mayonesa como base para toda una gama de diferentes salsas, aderezos, untables y dips. ¡Es la mejor forma de aprovecharla! Dependiendo de los ingredientes que agregués a la mezcla, podés crear diferentes sabores. Las cebollas y el ajo ofrecen una alternativa versátil que combina bien con tostadas y frituras, mientras que sabores más fuertes, como la mostaza, pueden ayudarte a darle protagonismo a platos ligeros.

Creá postres húmedos, capaces de robar corazones

Si necesitás una manera de hacer que tus pasteles sean más esponjosos y húmedos, puede que la mayonesa sea ese truquito que tanto buscás. ¿Por qué? Es muy sencillo: la mayonesa está compuesta principalmente por aceite y huevos, dos ingredientes que no pueden faltar a la hora de dar volumen a un buen bizcochuelo.

Esta idea surgió durante la segunda guerra mundial, cuando era muy difícil conseguir grasas o huevos en ciertos países. Hoy, se convirtió en una manera ingeniosa de seguir horneando en medio de la crisis. Este truco funciona mejor cuando se trata de postres con sabores intensos, como el chocolate, que te ayuden a enmascarar cualquier gusto residual a mayonesa.

Como podés ver, la mayonesa es uno de esos ingredientes que no puede faltar en ningún restaurante. Es fácil de conseguir, fácil de conservar y sirve para muchas cosas. Para aquellos de corazón creativo, interesados en diseñar nuevas recetas y mantener la gastronomía en movimiento ¡no existe nada mejor que la mayonesa!