Tanto en un caso como en el otro, la mayoría de los locales gastronómicos eligieron sostener esta modalidad, ya que se dieron cuenta de que un buen servicio de delivery de comida y bebida puede aumentar los ingresos de forma considerable y ser una alternativa diferencial para sus clientes.

1. Elegí un sistema simple para tomar los pedidos

Es importante que el cliente entienda de forma simple cómo puede realizar un pedido a tu local. Existen diversas aplicaciones de comida a domicilio; algunos restaurantes tienen exclusividad con alguna de ellas y otros prefieren estar en múltiples plataformas. 

Por supuesto, esta última alternativa es la mejor, ya que de ese modo la visibilidad de tu negocio aumenta. Por ejemplo, si una app determinada está fuera de servicio o no hay repartidores disponibles en la zona, los clientes pueden tener la chance de utilizar otra.

Otra buena idea es trabajar con un servicio de delivery propio: de esta forma ahorrarás el pago de comisiones por el uso de las aplicaciones en línea y podrás tener una trazabilidad de la entrega, es decir conocer el status del pedido desde que recibís la orden hasta que se concrete la entrega en el domicilio del cliente. 

Si no tenés estructura suficiente para ofrecer un servicio de este tipo, podés hacer un mix entre las apps y el delivery propio en un radio acotado (unas 10 o 15 cuadras a la redonda).

Delivery de comida, delivery, entrega a domicilio, envío a domicilio

2. Cuidá que tu packaging de comida sea de calidad


Así como un vino se disfruta mejor en la copa indicada, una comida puede deteriorarse si no se utiliza el envase correspondiente.

En primer lugar, el packaging de comida debe ser funcional, evitando el derrame de los alimentos o bebidas y manteniéndolos a la temperatura indicada.

El packaging puede ser también una manera para impresionar a los clientes y que te recuerden por ello, que tu delivery de comida no sea uno más entre otros. Tené en cuenta que, aunque no visiten tu restaurant, los clientes puede recibir la identidad e imagen de la marca a través del packaging y de detalles, como el envío de toppings, aderezos, panes, etc. 

Lo ideal es que los aderezos lleguen en envases cerrados (para garantizar la seguridad alimentaria del producto). Las porciones individuales de Hellmann’s son ideales para incluir en tu envío a domicilio: podés elegir entre Mayonesa, Salsa Golf y Ketchup, Barbacoa y Mostaza Savora.

¿Otra idea? Tematizar tu packaging de comida de acuerdo a la época del año. En Navidad, Halloween o San Valentín podés agregar algún detalle alegórico a la fecha.
Y si el presupuesto no alcanza para eso, no te preocupes, muchas veces un mensaje escrito a mano hace la diferencia. Aprovechá los envases de papel madera para dejarle notas a tus clientes, desde una frase positiva y de inspiración hasta un simple “gracias por tu pedido, esperamos que lo disfrutes”.

Por último, un buen packaging es de gran ayuda, pero evaluá bien toda la carta para saber si todos los platos son aptos delivery. Algunos alimentos pueden perder su textura característica por más que elijas el mejor envase del mercado.

Delivery de comida, delivery, entrega a domicilio, envío a domicilio, packaging, envases

3. Evaluá incorporar vajilla reciclable y sustentable

Una de las grandes preocupaciones que trajo el aumento del delivery de comida se vincula al crecimiento exponencial en la cantidad de desechos que genera. 

Con clientes cada vez más conscientes sobre el impacto ambiental de sus prácticas y costumbres, es aconsejable que inviertas un poco más dinero y elijas vajilla sustentable.

Si no podés absorber el costo, no te desalientes: una alternativa es ofrecerle al cliente la posibilidad de abonar un plus en caso de que quiera recibir su pedido en este packaging especial; vas a ver que muchos estarán contentos de tener esta oportunidad y, por lo tanto, dispuestos a pagar por ello.

Delivery de comida, delivery, entrega a domicilio, envío a domicilio, packaging, envases

4. Creá una carta online atractiva


“La comida entra por los ojos”, dice la frase, y el delivery no es la excepción. Por eso, las fotografías de los platos para publicar en tu carta online o en las redes sociales son grandes herramientas a la hora de vender de forma virtual. 

Lo ideal es contratar a un fotógrafo especializado en gastronomía para que tome fotografías de toda la carta disponible para delivery. El monto puede parecer alto, pero pensá que vas a amortizarlo, ya que usarás esas mismas fotos para múltiples finalidades (carta online, redes sociales, prensa y medios de comunicación, etc.).

Además, hay cartas que pueden modificarse en el momento, por ende, si te quedaste sin stock de algún producto, podés informarles a tus clientes de inmediato, dándolo de baja en la aplicación.

5. Ofrecé múltiples sistemas de pago

En línea con la intención de simplificarle la vida al cliente, es importante que ofrezcas diferentes sistemas de pago; desde monederos digitales hasta efectivo.

Usar apps de delivery de comidas puede ser un plus, ya que el cliente puede realizar el pago sin salir de estas aplicaciones. 

6. Dedicale una atención especial

En este tipo de servicio, la atención que ofrecerías en el salón se debe trasladar al teléfono y la atención online. Por eso, invertir en recursos humanos destinados a ocuparse de esta nueva área de servicio marcará un diferencial.

Es importante que la persona encargada de recibir y despachar los pedidos esté dedicada a eso y que pueda atender el servicio con eficacia. Para sumar practicidad en la dinámica de tu negocio, podés implementar un punto de entrega especial –como una ventana o un mostrador– para despachar los pedidos de los repartidores.