Los comensales de la nueva normalidad buscan una experiencia de compra segura, que les permita seguir disfrutando de sus platos favoritos sin exponerse a la situación que el mundo atraviesa actualmente. Para los restaurantes, esto significa que el nuevo desafío es recuperar la confianza de sus comensales.

Además de cumplir con las medidas recomendadas por las autoridades, debés hacerle saber a tus comensales que están protegidos. ¡Convertí la seguridad en una de tus estrategias de venta de comida a domicilio!

Te presentamos algunas ideas muy sencillas que podés aplicar para mejorar su percepción de seguridad al comprar en tu restaurante.

Retener clientes y construir relaciones

1. Tené toda la información a la vista

Un cartel en la entrada del local con medidas para el ingreso al mismo, stickers en las mesas o barras recordando las buenas prácticas, o marcas de distancia en el piso, códigos QR para ver las cartas en los celulares pueden hacer una gran diferencia entre los comensales. Les ayuda a saber lo que estás haciendo para protegerlos y, al mismo tiempo, sirve como guía para controlar el flujo de movimiento dentro del restaurante.

2.  Asegurate de que tu personal usa la protección adecuada

Todo el personal del restaurante debe contar con equipo de protección, como guantes y mascarillas, al realizar sus actividades. Especialmente el equipo de cocina y el equipo de camareros, ya que sus trabajos están directamente relacionados con la satisfacción del comensal. También podés entregar alcohol gel en la entrada del restaurante o tomar la temperatura de las personas que ingresen al mismo.

Lo más importante de todo: evitá los excesos. La protección extra nunca está de más, pero podría tener el efecto contrario e intimidar a los visitantes.

3. Utilizá el espacio a tu favor

Además de mantener la distancia reglamentaria entre las mesas, podés aprovechar el espacio de diferentes formas. Por ejemplo, reorganizá las estaciones de trabajo, dentro y fuera de la cocina, para que los comensales observen que el personal del restaurante también respeta la distancia. Si contás con terrazas o patios, usalos para ofrecer comidas al aire libre.

Durante entregas a domicilio

1. Ofrecé entregas sin contacto

Las entregas sin contacto son aquellos despachos en los que no hay contacto físico entre el repartidor y el comensal, y son indispensables para garantizar el cumplimiento de la distancia social. Por lo general, se realizan dejando el pedido en un área acordada con el cliente, por lo que contar con diferentes métodos de pago en línea y una buena comunicación es la clave al diseñar cómo implementar servicio a domicilio seguro.

2. Utilizá empaques y etiquetas de calidad

Las bolsas aislantes y los empaques de materiales gruesos ayudan a mantener la comida protegida durante todo el proceso de entrega. Es una forma práctica de decirle al cliente que su comida es segura. Incluí en tus empaques etiquetas o precintos que evidencien cualquier intento de manipulación, para darle un extra de confianza al comensal.

3. Desinfectá los pedidos antes de entregarlos

Además de contar con las protecciones apropiadas, es recomendable que los repartidores lleven consigo alcohol o desinfectante para limpiar sus manos antes de entregar los empaques. De igual forma, los paquetes y puntos de venta (en caso de que el pago se realice al momento de la entrega) deben desinfectarse antes de estar en contacto con el cliente.