Aunque los puristas defiendan a capa y espada los tradicionales ketchup, mayonesa y mostaza, la verdad es que la cocina es un arte en constante evolución. ¡Nunca está de más buscar formas innovadoras de sorprender al paladar!

De hecho, podríamos decir que los restaurantes están atravesando una etapa en la que se espera que sean creativos con las recetas tradicionales. Para los comensales, no se trata nada más de comer algo sabroso, sino de ser sorprendidos y descubrir algo nuevo que puedan presumir entre sus amigos. 

 

#1. Salsa Barbacoa

Los pinchos y las hamburguesas tienen algo en común: Carnes, carnes, carnes. Incluso con el boom de las alternativas vegetarianas, la mayoría de las personas todavía busca ese incomparable sabor que un buen corte le da a la comida. Es por ello que la salsa barbacoa se convierte en la alternativa número uno al momento de acompañar estos platos.

Preparar esa salsa es muy sencillo. Necesitás:

  • 1/2 de kétchup Hellmann´s
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 2 cucharadas de salsa inglesa.
  • 1 pizca de salsa picante al gusto.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • 1 diente de ajo picado.
  • 1/4 cucharadita de mostaza Savora
  • 1/4 cucharadita de sal.

 

Mezclá todos los ingredientes a fuego lento hasta que la salsa hierva ligeramente. ¡Dejala enfriar antes de servir!

El sabor agridulce de la salsa barbacoa es perfecto para realzar el sabor de carnes como la del pollo o el cerdo. Si sos fanático de las hamburguesas con abundante tocino y queso, no podés dejar pasar la oportunidad de incorporar esta salsa a tu receta.

#2. Mostaza y miel

La mostaza dulce tiene dos puntos fuertes que la hacen perfecta para hamburguesas y pinchos: su dulzor es ideal para carnes jugosas, como la de ternera, ya que no opaca el sabor del corte y combina bien con los vegetales; y es realmente fácil de preparar. La intensidad de su sabor depende de la proporción de mostaza y miel que utilices. ¡Experimentá!

Aprende a prepararla:

  • 2 cucharadas de mayonesa Hellmann´s
  • 1 cucharada de mostaza Dijon.
  • 1 cucharada de miel.
  • Sal y pimienta al gusto.

Mezclá la mayonesa, la mostaza y la miel. Sin dejar de batir, añadí la sal y la pimienta. Jugá con las proporciones para crear el sabor ideal para tus cortes.

Esta salsa es ideal para acompañar preparaciones vegetarianas, debido a su sabor y textura suaves, que complementan a la perfección los vegetales asados.

#3. Chimichurri

Es imposible hablar de carnes y salsas en el mismo blog sin mencionar el chimichurri, tan esencial en la gastronomía argentina. Es reconocido a nivel mundial por su sabor, textura y versatilidad. En una hamburguesa, no solo añade sabor a la mezcla, sino también un sin fin de texturas, gracias a los vegetales finamente picados que la componen. Para los pinchos, puede ser una experiencia untable o un dip ligero, dependiendo del tamaño de las porciones.

Podés prepararla así:

  • 750ml de aceite de oliva.
  • 125ml de vinagre de vino.
  • 50g de perejil (asegurate de que es fresco!).
  • 1 cucharada de morrón dulce finamente picado.
  • Orégano al gusto.
  • ½ cucharada de pimienta negra molida
  • 4 dientes de ajo.
  • Un toque de limón y sal.

Mezclá los ingredientes en un recipiente y dejalos reposar durante una noche para que el sabor se asiente bien. ¡Disfrutá!

Si buscás una aventura que impacte en cada bocado, utilizá algo de ají en la preparación para acompañar al pimentón. Probá ambas variedades y escoge la que mejor se adapte al estilo de tu restaurante.

#4. Salsa Tártara

Al igual que sucede con el chimichurri, la salsa tártara es un mar de texturas que pueden hacer mucho por una hamburguesa o un pincho. La gran diferencia es que, mientras el chimichurri es ideal para las carnes rojas, la salsa tártara es perfecta para acompañar las hamburguesas o pinchos a base de pollo.

Hacer la salsa tártara es muy sencillo. Necesitás:

  • 250g de mayonesa Hellmann´s
  • 30g de pepinillos.
  • 60g de cebollas.
  • 1 cucharada de mostaza Hellmann´s
  • 30g de alcaparras.
  • 20g de perejil.
  • 1 huevo hervido.

Cortá finamente todos los ingredientes para dar a esta salsa su particular textura. Removelos con la mayonesa y la mostaza.

La consistencia espesa y cremosa de la salsa hace de ella un dip increíble, tanto para los pinchos como para algún acompañante crocante, como papas fritas.

#5. Salsa de Ananá

Esta mezcla tropical es muy popular en las regiones norte de Latinoamérica y Centroamérica, y poco a poco gana seguidores en nuestro país. Su sabor dulce contrasta con las carnes sin incomodar el paladar, y funciona como mediador entre ella y el resto de los sabores del plato. ¡Es una caricia de gustos!

¿Querés probarla? Necesitás lo siguiente:

  • 200g de ananá en su jugo.
  • 1 cebolla.
  • 4 cucharadas de azúcar.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • 1 cucharada de harina de trigo.
  • Aceite de oliva y sal al gusto.

Cortá finamente la cebolla y el ananá. Primero dorá las cebollas a fuego medio en el aceite de oliva y añadí el ananá cuando estén listas. Podés colocar un poco del jugo en el sartén para maximizar el sabor. Una vez el ananá esté blando, incorporá el resto de los ingredientes: harina, vinagre y azúcar. ¡Condimentá al gusto! Retirá del fuego la mezcla y permití que enfríe antes de licuarla.

Si pensás usar esta salsa, debes estar muy al pendiente de la presentación, ya que tiende a escurrirse con cada movimiento. Puedes aprovechar esto para jugar con el emplatado y atraer la curiosidad del comensal.

#6. Salsa Burger

Probablemente ya has probado esta salsa sin conocer su nombre: ¡es el secreto mejor guardado de una popular cadena de comida rápida para lograr unas hamburguesas que cautivan en cada bocado!

Necesitás los siguientes ingredientes:

  • 2 partes de mayonesa Hellmann´s
  • 1 parte de mostaza (Dijon o clásica).
  • 1 pepinillo agridulce.
  • Morrón, cebolla y ajo en polvo o finamente picados.

Cortá el pepinillo y mezclalo con la mayonesa y la mostaza. Si preferís, podés triturarlo en lugar de cortar. Sin dejar de batir, incorporá el resto de los ingredientes a tu gusto. La mostazza Dijon dará como resultado un sabor más fuerte, que podés complementar con algunas gotitas de vinagre de vino si buscas causar un impacto.

Esta preparación es un clásico de la cocina americana, especialmente cuando se trata de hamburguesas (de ahí su nombre), pero también podés utilizarla para acompañar tus carnes, incluyendo pinchos, sándwiches, choripanes y más.

#7. Salsa Brava

Si buscás impresionar con una salsa que se robe el protagonismo, debés probar una hamburguesa con salsa brava. Su fuerte picor es perfecto para carnes, verduras y papas, por lo que podés usarla para acompañar hamburguesas y pinchos con papas francesas sin problemas.

Preparar esta salsa es sencillo. Necesitás:

  • 2 cucharaditas de pimentón (picante o dulce).
  • 1 cebolla.
  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharada de harina.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • ½ cubo de caldo de carne.
  • Sal y ajo al gusto.

Picá finamente la cebolla y el ajo y colocalos en una sartén con el aceite de oliva caliente. Cociná hasta que estén ligeramente transparente y añadí el pimentón. Revolvé todo e incorporá la harina y el agua sin dejar de mover para evitar la formación de grumos. Cuando esté todo mezclado, agregá el cubo de caldo desmenuzado Knorr y dejá cocinar por unos 3 minutos para que espese. Cuando enfríe, utilizá un batidor para darle una consistencia cremosa.

Recordá que un pincho o una hamburguesa solo es tan buena como sus ingredientes. Asegurate de utilizar ingredientes frescos y no temas jugar con las proporciones o posición de los ingredientes. Por ejemplo, podés experimentar utilizando diferentes salsas en las diferentes capas de la hamburguesa, o las secciones del pincho. De esta forma, cada bocado será diferente.