Esta novedosa tendencia, originada en Estados Unidos, poco a poco fue ganando terreno en toda la región latinoamericana gracias al aporte de los chefs, quienes se animan a presentar platos en frascos en sus negocios, debido a las ventajas de los tarros.

Versatilidad y practicidad

Aunque en un principio sonaba insólito, la comida en frascos resultó ser muy ventajosa para quienes buscan versatilidad y practicidad. Se pueden guardar múltiples tipos de alimentos, además de resultar muy práctico para su presentación.

Transportación y almacenamiento

Los frascos se consideran herramientas muy accesibles y fáciles de transportar, además que permiten preparar la comida y guardarla durante varios días.

Eco-friendly

Esta propuesta cuida, además, al medio ambiente, por tratarse de un recipiente que no se contamina como los tuppers y es reutilizable.

Ahorro de tiempo

Otra de sus ventajas es que permite pre-elaborar los platos, reservarlos y dejarlos listos para consumir cuando se desee, lo que significa un ahorro significativo de tiempo. El contenido se podrá mantener fresco y refrigerado durante tres días.

Comidas ideales para servir en frascos

Estos soportes son ideales para presentar ensaladas, postres de todo tipo, avena, frutas y yogures, entre otras comidas.

Orden de las capas

Lo que hay que tener en cuenta es el orden en el que se van a ubicar los ingredientes, desde abajo hacia arriba (es decir, en vertical, a diferencia de un plato, donde los alimentos se sirven horizontalmente).

En la capa base siempre se deben ubicar las salsas o los ingredientes macerados, mientras que en las capas intermedias se debe ir de mayor a menor peso de los ingredientes.

En la capa superior deben ir los ingredientes de hoja, para que se mantengan frescas. Y finalmente, en forma de topping los frutos secos, semillas o deshidratados para dar el toque crujiente.

Inicio
Productos
Recetas
Menu